ACTUALIZACIÓN DE ENTRADAS (05-IX-2017)

El crack del 29 y la Gran Depresión




“Para aquellos de nosotros que vivimos los años de la Gran Depresión, todavía resulta incomprensible que la ortodoxia del mercado libre, tan patentemente desacreditada entonces, haya podido presidir nuevamente un período general de depresión a finales de los ochenta y principios de los noventa, en el que se ha demostrado igualmente incapaz de aportar soluciones. Este extraño fenómeno debe servir para recordarnos un gran hecho histórico que ilustra: la increíble falta de memoria de los teóricos y prácticos de la economía. Es también una clara ilustración de la necesidad que la sociedad tiene de los historiadores, que son los “recordadores” profesionales de lo que sus ciudadanos desean olvidar.” HOBSBAWM, E. (1994): Historia del siglo XX.
“Muy pronto, un negocio mucho más atractivo que el teatral atrajo mi atención y la de mi país. Era un asuntillo llamado mercado de valores [...]. Si uno compraba ochenta mil dólares de acciones, sólo tenía que pagar en efectivo veinte mil, el resto se le dejaba a deber al agente [...]. El mercado seguía subiendo y subiendo [...]. Lo más sorprendente del mercado en 1929 era que nadie vendía una sola acción. La gente compraba sin cesar [...]. El fontanero, el carnicero, el hombre del hielo, todos anhelando hacerse ricos arrojaban sus mezquinos salarios (y en muchos casos los ahorros de toda la vida) en Wall Street [...]. Un buen día el mercado empezó a vacilar. Algunos de los clientes más nerviosos fueron presa del pánico y empezaron a vender [...]; al principio las ventas se hacían ordenadamente, pero pronto el pánico echó a un lado el buen juicio y todos empezaron a lanzar al ruedo sus valores [...] y los agentes empezaron a vender acciones a cualquier precio [...]. Luego, un día, Wall Street tiró la toalla y se derrumbó. Eso de la toalla es una frase adecuada porque para entonces todo el país estaba llorando.” MARX, G. (1981): Groucho y yo.


El crack del 29 y la gran depresión


“Nada hacía presumir en aquella apacible mañana otoñal del jueves 24 de octubre, que pasaría a la historia como una de las fechas negras del siglo, el jueves negro de Wall Street. La sesión bursátil se inició de forma sostenida, pero en seguida afluyeron grandes cantidades de papel y se hundieron los precios. Los angustiados especuladores arrojaron sus títulos sobre las mesas de contratación. El ticker [teletipo] se retrasó. Los agentes de bolsa exigieron garantías para los títulos a crédito y ante la imposibilidad de obtenerlos, volcaron nuevas remesas de papel sobre la bolsa, ocasionando nuevas bajadas. Y así ola tras ola, levantando una tempestad más fuerte e incontrolable. En la calle se originaron tumultos entre especuladores y curiosos que se arremolinaban en Wall Street. La policía tomó medidas. Entre los corrillos circuló el rumor de que once especuladores arruinados se habían suicidado. A las 12:30, para controlar el follón, se ordenó desalojar las dependencias de la bolsa reservadas al público. Uno de los que salió a la calle fue Winston Churchill, que pocos meses antes había abandonado el Ministerio de Hacienda británico. Churchill se admira del orden y la calma sorprendentes que, dada la gravísima situación, mantenían los especuladores que estaban allí [...] ofreciéndose unos a otros paquetes enormes de acciones a un tercio de sus antiguos precios y a la mitad e su valor actual y sin encontrar durante muchos minutos a nadie lo bastante fuerte como para recoger las fortunas que se veían obligados a ofrecer. Churchill, que llevaba tres meses en América dando conferencias y visitando amigos, había obtenido unas ganancias de 5.000 libras jugando a la bolsa. Debió perderlo todo en el crack, pero jamás lo hizo público.” SOLAR, D.: El crack. Historia Universal del siglo XX. Historia 16.


[crisis1929.png] [crisis1929c.png]
Esquemas del Crack del 29 y la Gran Depresión


“Por lo tanto, la nación entró vacilante al segundo invierno de la depresión y el desempleo comenzó a volverse una forma de vida [...] Pero el frío era terrible en las viviendas sin calefacción, en las posadas que olían a sudor y desinfectantes, en los parques, en los furgones vacíos y a lo largo de los muelles. Sin dinero para el alquiler, los hombres sin trabajo y todas sus familias comenzaron a levantar barracas donde encontraban tierra desocupada. A lo largo de los terraplenes de los ferrocarriles, al lado de los incineradores de desperdicios, en los basureros de las ciudades, aparecieron poblados de cartón embreado y hojalata, cajas viejas de empaque y carrocerías de automóvil inservibles. Algunas barracas eran ordenadas y limpias: por lo menos la limpieza era gratuita; pero otras eran de una sordidez que desafiaba toda descripción, con los olores de la pobreza y de la rendición. Símbolos de la Nueva Era, esas comunidades recibieron muy pronto un nombre sardónico: se las llamó Villas Hoover, y de hecho en muchos casos solo los afortunados podían encontrar refugio en ellas. Los infortunados pasaban las noches amontonados ante las puertas, en cajas de empaque vacías o en furgones. En las filas de pan y en las cocinas populares, muchas horas de espera traían una escudilla de papilla a menudo sin leche o sin azúcar y una taza de hojalata con café. [...] Ese segundo invierno vio a los habitantes de Chicago que escarbaban con palos y con las manos los montones de basura cuando se alejaban los camiones del servicio de limpieza.” SCHLESINGER, A. M.: La crisis del orden antiguo 1919-1933.

1929: el gran crack

“Nuestra más ardua tarea, la primera, es hacer que el pueblo vuelva al trabajo. No es un problema irresoluble si nos enfrentamos a él con prudencia y valentía. Puede realizarse, en parte, mediante la contratación directa por parte del gobierno, actuando como en caso de guerra; pero al mismo tiempo, llevando a cabo los trabajos más necesarios, a partir de estas personas contratadas, para estimular y reorganizar la utilización de nuestros recursos naturales. Debemos esforzarnos por conseguir que la tierra sea utilizada de forma más adecuada y por parte de los más capacitados. Se contribuirá a dicha tarea realizando esfuerzos precisos por elevar el precio de los productos agrícolas y con ellos del poder adquisitivo de los agricultores, que absorberá la producción de nuestras ciudades. Por otra parte hay que reconocer que nuestros centros industriales están superpoblados y hay que promover una nueva distribución a escala nacional […]. Podemos facilitar [el empleo] planificando y supervisando en el ámbito nacional los transportes, las comunicaciones y todos los servicios que sean de interés público […]. En nuestro camino hacia la plena ocupación debemos tomar medidas destinadas a vigilar las actividades bancarias, financieras y de inversiones; limitar las actividades especulativas; asegurar el calor de nuestra divisa […]”. ROOSVELT, F. D. (1933): Discurso de toma de posesión como presidente de Estados Unidos.

View more presentations from Sergi Sanchiz Torres

ENLACES RELACIONADOS: Crack del 29 y Gran depresión por Wikipedia, ClasesHistoria, La Gran Depresión.com, La crisis o el crack de 1929, Santillana, Kairos, History Channel [english] y Peatom. New Deal por Wikipedia y N. D. Network [english].
SENNHOLZ, H. F. (2003): La gran depresión, Revista Libertas, 38.
LÓPEZ FDEZ DE LASCOITI, E. (2009): Crack de 1929: causas, desarrollo y consecuencias; Revista Internacional del Mundo Económico y del Derecho.
Documentales "1929: la gran depresión", "El crack de los años 20", "La gran depresión" de la serie Historia de EEUU, y "Roosevelt y la Gran Depresión" de la serie Historia del siglo XX; y vídeos "El crack del 29" del programa Para todos la 2 de Rtve, "Los felices años 20 y el crack del 29", "La lección no aprendida [comparativa 1929-2008]" y "¿Cómo se llegó al crack del 29?" de Practicopedia".
GARCÍA SEBASTIÁN, M. y GATELL ARIMONT, C. (2008): Demos 4, Castilla y León [texto impreso] Ciencias Sociales, historia Educación secundaria, cuarto curso, Vicens Vives, Barcelona, p. 155.