ACTUALIZACIÓN DE ENTRADAS (05-IX-2017)

La Revolución Francesa



“El plan de este escrito es muy simple. Nos hacemos tres preguntas: 1ª ¿Qué es el Tercer Estado? Todo; 2ª ¿Qué ha sido hasta el presente en el orden político? Nada; 3ª ¿Qué pide? Ser algo. ¿Quién se atrevería a decir que el estado llano no contiene en sí todo lo necesario para formar una nación completa? Es un hombre fuerte y robusto que tiene aún un brazo encadenado. Si se hiciera desaparecer el orden privilegiado, la nación no sería algo menos, sino algo más. Y ¿qué es el Estado llano? Todo, pero un todo trabado y oprimido. Y ¿qué sería sin el orden privilegiado? Todo, pero un todo libre y floreciente. Nada puede funcionar sin él, todo marcharía infinitamente mejor sin los otros. No basta haber mostrado que los privilegiados, lejos de ser útiles a la nación, no pueden sino debilitarla y dañarla. Es menester probar aún que el orden noble no entra en la organización social; que puede ciertamente ser una carga para la nación, pero que no sabría formar una parte de ella [...]. El orden noble no es menos ajeno entre nosotros, por sus prerrogativas civiles y públicas. ¿Qué es una nación? Un cuerpo de asociados que viven bajo una ley común y representados por la misma legislatura. ¿No es evidente que la nobleza tiene privilegios, dispensas, incluso derechos separados de los del gran cuerpo de ciudadanos? Por esto mismo sale de la ley común. y por ello sus derechos civiles lo constituyen en pueblo aparte dentro de la gran nación. Respecto a sus derechos políticos, también los ejerce separadamente. Tiene sus representantes que no están encargados en absoluto por procuración de los pueblos. El cuerpo de sus diputados se reúne aparte. Pero aun cuando se reuniera en una misma sala con los diputados de los simples ciudadanos, no es menos verdad que su representación es distinta por esencia y separada. Es ajena a la nación por principio, puesto que su misión no emana del pueblo, y por su objeto, puesto que consiste en defender no el interés general, sino el particular.” SIÉYES, E. J. (1789): ¿Qué es el Tercer Estado?

Esquemas generales de la Revolución Francesa


"La Asamblea Nacional […] Decide que todos los miembros de esta Asamblea al momento presten juramento de jamás separarse, y de reunirse en todo sitio en que las circunstancias lo exijan, hasta que las constitución del reino esté establecida y apoyada sobre fundamentos sólidos; y que, al prestarse el dicho juramento, todos los miembros y cada uno de ellos en particular confirmaran por su firma esta resolución inquebrantable.
Juramos jamás separarnos de la Asamblea Nacional y reunirnos allí donde las circunstancias lo exijan, hasta que la constitución del reino esté establecida y apoyada sobre fundamentos sólidos.
Todos los miembros prestan el mismo juramento ante el Presidente. [...] Esta ceremonia termina en aplausos y gritos reiterados y universales de ¡Viva el rey!”. Juramento del Juego de la Pelota, actas de la sesión de 20 de junio de 1789.
"Artículo 1. La Asamblea Nacional suprime en su totalidad el régimen feudal y decreta que los derechos y los deberes feudales […] quedan abolidos sin indemnización. [...] Artículo 4. Todas las justicias señoriales son abolidas sin ninguna indemnización. Artículo 5. Los diezmos de cualquier tipo y los censos correspondientes […] quedan abolidos. [...] Artículos 11. Todos los ciudadanos, sin distinción de nacimiento, pueden ser admitidos en todos los trabajos y dignidades eclesiásticas, civiles y militares." Decreto de la Asamblea Nacional Constituyente, 5 de agosto de 1789.
“Los representantes de pueblo francés, constituidos en Asamblea Nacional, considerando que la ignorancia, el olvido y el desprecio de los derechos del hombre son las únicas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer en una declaración solemne, los derechos naturales, inalienables y sagrados del hombre […].
Art. 1: los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales no pueden fundarse más que en la utilidad común.
Art. 2: El fin de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.
Art. 3: El principio de toda soberanía reside esencialmente en la nación. Ninguna institución ni individuo puede ejercer autoridad que no emane expresamente de ella.
Art. 6: La ley es la expresión de la voluntad general […]. Todos los ciudadanos son iguales a sus ojos, son igualmente admisibles a todas las dignidades, plazas y empleos públicos según su capacidad.” Declaración de los Derechos del Hombre yel ciudadano, 26 de agosto de 1789 [pdf].

¿Cómo cambió Francia con la revolución?

"Aquí no hay posibilidades de hacer un proceso. Luis no es un acusado. Vosotros no sois jueces. Vosotros sois, no podéis más que ser hombres de Estado y representantes de la Nación. No dirigís una sentencia contra un hombre, sino que adoptáis una medida de salvación pública, un acto de providencia nacional [...]. Luis fue rey y la República está ya constituida; la cuestión fundamental que os ocupa está resumida en estas palabras. Luis ha sido destronado por sus crímenes. Luis denunció al pueblo francés como rebelde, llamó, para castigarlo, a los ejércitos de los tiranos, compañeros suyos. La victoria y el pueblo han decidido que él sea el único rebelde. Luis no puede ser juzgado; está ya condenado. [...] Todas las hordas feroces del despotismo se disponen a desgarrar de nuevo el seno de nuestra patria, en nombre de Luis XVI. ¡Luis combate todavía contra nosotros desde el fondo de su calabozo!.  Personalmente aborrezco la pena de muerte prevista por las Leyes; no tengo por Luis ni amor ni odio [...] Pero pronuncio esta sentencia fatal: Luis debe morir porque es necesario que la Patria viva [...] Pido a la Convención Nacional que lo declare desde este momento traidor a la nación francesa, criminal contra la humanidad [...]" ROBESPIERRE, M. (1792): Discurso a la Convención del 3 de diciembre.

Esqueamas Presupuesto de Francia en 1788 y Constitución de 1791 en pdf


"La democracia es un Estado en el que el pueblo soberano, guiado por leyes que son de obra suya, actúa por sí mismo siempre que le es posible, y por sus delegados cuando no puede obrar por sí mismo. Es, pues, en los principios del gobierno democrático donde debéis buscar las reglas de vuestra conducta política. Pero para fundar y consolidar entre nosotros la democracia, para llegar al reinado apacible de las leyes constitucionales [Constitución de 1793 en pdf], es preciso terminar la guerra de la libertad contra la tiranía y atravesar con éxito las tormentas de la Revolución […]. Pero ¿cuál es el principio fundamental del gobierno democrático o popular, es decir, el resorte esencial que lo sostiene y que le hace moverse? Es la virtud. Hablo de la virtud pública, […] que no es otra cosa que el amor a la Patria y a sus leyes. Pero como la esencia de la República o la democracia es la igualdad, el amor a la patria incluye necesariamente el amor a la igualdad. En verdad, ese sentimiento sublime supone la preferencia del interés público ante todos los intereses particulares […]. Los franceses son el primer pueblo del mundo que ha establecido una verdadera democracia, llamando a todos los hombres a la igualdad y a la plenitud de los derechos de ciudadanía; ésta es, a mi juicio, la verdadera razón por la cual todos los tiranos coaligados contra la República serán vencidos. […] El alma de la República es la virtud, la igualdad, y vuestra finalidad es fundar y consolidar la República, la primera regla de vuestra conducta política debe ser encaminar todas vuestras medidas al mantenimiento de la igualdad y al desarrollo de la virtud, pues el primer cuidado del legislador debe ser el fortalecimiento del principio del gobierno. Así, todo aquello que sirva para excitar el amor a la patria, purificar las costumbres, elevar los espíritus, dirigir las pasiones del corazón humano hacia el interés público, debe ser adoptado o establecido por vosotros; todo lo que tiende a concentrarlas en la abyección del yo personal, a despertar el gusto por las pequeñas cosas y el desprecio de las grandes, debéis eliminarlo o reprimirlo. En el sistema de la Revolución francesa, lo que es inmoral es impolítico, lo que es corruptor es contrarrevolucionario. La debilidad, los vicios, los prejuicios, son el camino de la monarquía." ROBESPIERRE, M. (1794): Discurso del 7 de febrero.


"La Revolución Francesa"

“Tenemos que ser gobernados por los mejores: los mejores son los más instruidos y los más interesados en mantener las leyes. Ahora bien, con muy pocas excepciones, solo podemos encontrar hombres de estas características entre los propietarios, los cuales están arraigados en el país donde tienen la propiedad, defienden las leyes que la protegen y la tranquilidad que la conserva, y deben a esta propiedad la educación que les permite discutir con sabiduría y justicia.” BOISSY D´ANGLAS, F. A. de (1795): Discurso en la Convención de febrero.
“[…] Título IV. Del Gobierno. Art. 39. El gobierno está confiado a tres cónsules nombrados por diez años, e indefinidamente reelegibles. La Constitución nombra Primer Cónsul al ciudadano Bonaparte, ex-cónsul provisional; Segundo Cónsul al ciudadano Cambaceres, ex-ministro de Justicia; y Tercer Cónsul al ciudadano Lebrun, ex-miembro de la Comisión del Consejo de Ancianos. 
Art. 40. El primer Cónsul tiene funciones y atribuciones particulares en las que es momentáneamente suplido, cuando ha lugar a ello, por uno de sus colegas. 
Art. 41. El Primer Cónsul promulga las leyes, nombra y revoca a su voluntad a los miembros del Consejo de Estado, a los ministros, a los embajadores y otros miembros de las administraciones locales y a los comisarios del gobierno entre los tribunales. Nombra a todos los jueces de lo tribunal y de lo civil, así como jueces de paz y los jueces de casación, sin poder revocarlos.
Art. 42. En los otros actos de gobierno, el Segundo y Tercer Cónsul tienen voz consultiva [...]”. Constitución de 1799 [francés].



De la crisis Del Antiguo Régimen a la revolución Francesa from Francisco Ayen

Buscador de información acerca de la Rev. Francesa.
ANDRÉS-GALLEGO, J. (1991): Historia general de la gente poco importante.
Documentales "París revolucionario" de la serie La cara sucia de las ciudades, "La era de las revoluciones", "Terror Robespierre and the RF" [english]; y vídeos "Revolución Francesa" y "La filosofía corta la cabeza de Luis XVI" de Canal Encuentro, y capítulo "La revolución francesa" de la serie Érase una vez el Hombre.
Canción La Marseillaise con subtítulos simultáneos en francés y castellano; videoclips musicales "The French Revolution" versionando el tema Bad romance de Lady Gaga; y "Viva la vida" de Coldplay subtitulado en inglés y castellano (temática caída de la monarquía).
Podcasts de Pasajes de la Historia de J. A. Cebrián "María Antonieta" y "Robespierre vs Fouché"; de Ser historia "La revolución francesa" y "María Antonieta"; y de Conferencias Fundación Juan March "La Revolución Francesa durante 1789".

Analiza la ilustración junto al texto de Sieyes.

Actividades: Test 1 y 2; y variadas.
PRÁCTICA "Protagonistas de la Revolución Francesa": ficha de la actividad y juego interactivo en Educaplay.
Juego de mesa: "Marie Antoinette".
Cine: La Marseillaise (1938); Danton (1981); La noche de Varennes (1982); María Antonieta (2006).
GARCÍA SEBASTIÁN, M. y GATELL ARIMONT, C. (2008): Demos 4, Castilla y León [texto impreso] Ciencias Sociales, historia Educación secundaria, cuarto curso, Vicens Vives, Barcelona, pp. 26 y 28.